Ayer se inició el regreso a Marruecos de 200 ciudadanos atrapados en la ciudad de Melilla

Desde primeras horas de la mañana de este miércoles 30 de septiembre decenas de ciudadanos marroquíes de todas las edades, hombres, mujeres y niños se fueron acercando hasta las inmediaciones de la frontera de Beni-En zar, con sus documentos en la mano y arrastrando maletas y bolsas, con los nervios a flor de piel y con ciertas dudas sobre si, finalmente, tras seis meses, podrían regresar a casa.

Poco a poco se cumplió la promesa y pudieron cruzar la valla en dirección a su tierra.Con la incertidumbre de un retorno añorado aún en el aire, los marroquíes fueron uno a uno entregando sus documentos a los agentes de seguridad encargados de su revisión, que los derivaban finalmente a una larga cola de personas cansadas y ansiosas, sofocadas por las altas temperaturas, las mascarillas y que necesitaban a veces de manos extra que no tenían para poder llevar a niños, ancianos o los bultos con los pocos enseres conservados con los que poder regresar a casa.

Poco a poco, a lo largo de la mañana, las familias fueron cruzando la verja para subir en autobuses que, tras cruzar la frontera española, las conducían de vuelta a sus hogares. Una vez en Marruecos, todos estos ciudadanos fueron sometidos a pruebas de detección del covid. De dar positivo, quedarán confinados en un apartahotel de la zona en Nador y si dan negativo, podrán realizar la cuarentena en casa.

Una boda suspendida

Estos seis meses varados en Melilla ha dado para mucho. Cada familia tiene su propia historia, sus propias vivencias, pero la mayoría es reacia a contar nada. Su único deseo, poder volver a sus casas en Marruecos, abrazar a los suyos y olvidar este tiempo tan complicado.

La melillense Rachida acompañó ayer a la frontera a su sobrina que finalmente podría volver a Marruecos. Según contó la mujer, la joven se había desplazado a Melilla en marzo para hacer algunas compras para su ajuar porque se casaba próximamente y quería tenerlo todo cerrado para celebrar la boda y partir, después, hacia Francia. Pero una vez en Melilla se encontró con el cierre fronterizo que le impedía volver. Ha permanecido este tiempo en casa de su tía.
“Es hija de una prima nuestra que vino a hacer compras para el ajuar y nos encontramos con el panorama de la frontera cerrada y se ha quedado con nosotros todo este tiempo. Es una chica muy agradable, es un encanto, pero ha sufrido mucho porque sus padres y hermanos, toda su familia está en Marruecos”, relató Rachida.

Afirma que han sido meses difíciles y que a veces la veían llorar, por lo que salían a pasear con ella para animarla. “Cuando nos enteramos de que este miércoles podría volver, fuimos corriendo a comisaría, la apuntamos y la llamaron para el primer grupo y aquí estamos”, comentó con alegría. Su sobrina vuelve a casa, pero se encuentra con que su boda se ha aplazado y que ha perdido la reserva de la carpa contratada para la celebración, entre otros preparativos. Lo importante es que regresa a Farhana, con los suyos.

Reconoce esta melillense que aunque la familia de su sobrina no está pasando demasiadas estrecheces en Marruecos con el confinamiento, sí “que hay muchas personas, como vemos en redes sociales, que lo están pasando mal y se te ponen los pelos de punta”.
“Le pido a Dios y a los gobernantes que hagan un esfuerzo, que pongan de su parte y arreglen esto porque de verdad que parece que con la pandemia, estamos en otro mundo, uno muy diferente en el que hemos ido a peor”, aseguró.

De cumplirse las previsiones de Delegación del Gobierno, este viernes día 2 y el domingo día 4 saldrá nuevos grupos de marroquíes varados en Melilla, pero el regreso será voluntario.

Melillenses en Marruecos

Otra de las incógnitas, además de que Delegación del Gobierno no concreta cuántos marroquíes han pedido retornar a su país, o cuántos pueden ser susceptible de acogerse a esta medida, es que se desconoce qué ocurre con los melillenses atrapados al otro lado de la frontera, en territorio marroquí, desde marzo.

Ni las autoridades españolas ni las del vecino país dan información al respecto. No detallan si se va a facilitar el regreso, ni de qué forma se podría hacer. Muchos de esos melillenses atrapados al otro lado, esperaban que con la apertura de la frontera para la repatriación de marroquíes se abriese un pasillo humanitario que también les incluyera.

De hecho se hizo viral ayer el video de un hombre mayor, melillense que se vio sorprendido por el cierre fronterizo al otro lado, que se acercó ayer al puesto de Beni Enzar y la policía marroquí le informó que no podría regresar a Melilla, sino que la apertura era sólo para el retorno de los marroquíes.

La desesperación del anciano se tradujo en lágrimas de impotencia que han generado gran malestar entre los melillenses, según dejan patente en redes sociales al visionar el video, que instan a las autoridades a que se permita a nuestros convecinos poder regresar a la ciudad.

Podemos Melilla

Precisamente ayer la secretaria general de Unidas Podemos en Melilla, Gema Aguilar, mostró su alegría por la decisión conjunta de los Gobiernos de España y Marruecos de “repatriar a un alto número de personas de origen marroquí atrapadas en Melilla por el cierre de la frontera por el covid”. No obstante, confía en que realmente sea un retorno voluntario como anunció la delegada del Gobierno. “Estaremos atentos para que este proceso de repatriación se trate de una decisión voluntaria de las personas que quieren regresar a Marruecos, y que no se trata de una expulsión forzosa de personas migrantes”.

Instó también a la delegada del Gobierno a que dé a conocer el número de marroquíes que se han visto varados en Melilla por el cierre de la frontera y que recurra para ello a la ayuda de la Ciudad Autónoma.

Repatriaciones en Ceuta

Este proceso de repatriación también se iniciaba este martes a las 8:00 horas en Ceuta y por el que se ha pretendido que sean repatriadas a Marruecos un centenar de mujeres y algunos hijos de las mismas atrapados en la ciudad, tras comenzar el martes la realización de test rápidos en el Tarajal, procedimiento que será progresivo hasta que finalicen las listas de repatriación con las que la Delegación del Gobierno comienza a dar los primeros pasos. En este sentido, la primera condición que establece el país vecino para la repatriación de los marroquíes es la realización de test rápidos que determinen que aquellos que regresan lo hacen libres de Covid-19.

Para ello, estas mujeres y los niños que se realizaron el test rápido en la tarde del martes, tuvieron que pasar la noche en una nave aislados del resto para, por última vez, limitar el riesgo de contagio tras el test. El proceso contó con tres filtros, las unidades operativas de la UIR de la Policía Local, la UPR de la Policía Nacional y Cruz Roja.

Una vez asegurada una repatriación libre de coronavirus, se da el pistoletazo de salida con los primeros marroquíes hacia su país comenzando este procedimiento por los grupos más vulnerables, incluyéndose en estos mujeres y niños que llevan anhelando este mensaje de esperanza desde la comunicación del cierre de la frontera que los dejó encerrados en Ceuta.

Los marroquíes del Tarajal comienzan a ver luz en un túnel en el que entraron el pasado 13 de marzo y que cuya pesadilla continúa 6 meses después e indican que “con el retorno de todos aquellos ciudadanos marroquíes a su país, se avanza en la resolución de una situación muy compleja en la que se encuentran cientos de personas”.

Incertidumbre, nervios, mascarillas y maletas en el ansiado y dilatado retorno a casa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here