De Castro: “Hay reducir el número de inmigrantes del CETI de manera urgente”

Tras los hechos del miércoles, desea una pronta recuperación al personal, y afirma que con la violencia no se consigue nada.

El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, aseguró ayer que desde la primera conferencia de presidentes en el estado de alarma, expuso la problemática del CETI y de los centros de menores, y confía en que el Estado aplique pronto alguna medida.

De hecho anunció que pidió al ministro Grande-Marlaska, tras los incidentes del miércoles en el CETI, que se reduzca el número de residentes con traslados a la península.

En declaraciones a la prensa, el presidente explicó que en la conversación que mantuvo el miércoles con el ministro de Interior, tras los incidentes del CETI, le solicitó a Fernando Grande-Marlaska que de alguna forma se busque la forma de reducir el número de personas acogidas en estas instalaciones, pero el ministro le aseguró que “no era fácil, que no es algo que se pueda hacer en 24 horas”.

Reconoce el mandatario melillense que es algo complejo porque no es igual la situación de todos los inmigrantes, entre los que se incluyen los solicitantes de asilo, pero apunta De Castro que le transmitió a Grande-Marlaska “nuestra preocupación por este tema porque lo sufrimos de primera mano”. No descarta que “pronto haya alguna medida, que podría consistir en llevarse inmigrantes a otras comunidades”, dijo.

De Castro, que deseó una pronta recuperación a los agentes, vigilantes y personal del CETI que resultaron con heridas en el motín del miércoles, reconoció que estos trabajadores prestan su labor en un centro al doble de su capacidad desde hace mucho tiempo y las “condiciones laborales son complejas”.

El presidente melillense confía en que no vuelvan a producirse altercados, “porque con la violencia no se consigue nada, y aunque se puede reclamar, nunca usando la violencia porque se pierde legitimidad”.

Eduardo de Castro, al que le “consta” que por parte del Gobierno central trabaja en aportar una solución a la presión migratoria en la ciudad, dejó de manifiesto que durante el estado de alarma y desde la primera conferencia de presidentes, Melilla siempre ha expuesto la situación del CETI y de los MENA, con lo que “el Gobierno tiene información de primera mano y esperamos que se solucione lo antes posible”.

Desea que no vuelvan los altercados, pero apostilla que los conatos que surjan “hay que reprimirlos cuanto antes”. Dejó claro que no son todos los residentes en el CETI los que protagonizaron estas protestas, “no se puede evitar que haya grupos que, en un momento dado, utilicen la violencia, pero esa no es la forma de arreglar las cosas”.

Las nuevas órdenes sanitarias

Por otra parte, Eduardo de Castro informó que aún no se han remitido al juzgado las nuevas órdenes de medidas sanitarias que se publicaron el martes en el BOME, pero no descarta que se haga como muy tarde este viernes.

Según dijo, elaborará un decreto para que los servicios jurídicos de la Ciudad puedan enviar las órdenes al juzgado y pedir su ratificación. Afirmó que en esta ocasión se consideró necesario la elaboración de toda una serie de informes que justifiquen las medidas incluidas en estas órdenes, para que la autoridad judicial “lo tenga más fácil a la hora de decidir”.

Señala que el asunto a dirimir es si con estas órdenes que se centran en cuestiones de salud pública, “que son primordiales en la situación en la que estamos”, se entra en colisión con determinados derechos fundamentales.

Incidió en que hasta el momento no se habían dado problemas de este tipo y que de hecho hay ocho órdenes sanitarias que fueron ratificadas por el juzgado y que están en vigor. Lo ocurrido con las últimas órdenes que fueron rechazadas es porque no estaban “lo suficientemente motivadas”, algo que se espera subsanar con las nuevas y los informes que las acompañan.

Tiene claro De Castro que estas medidas sanitarias son necesarias, entre las que incluye el confinamiento del CETI por casos de covid. Indica que por la densidad de población del centro, resulta complicado hacer cumplir las normas de la distancia social, la mascarilla o el lavado de manos, por lo que si se produce un contagio, la medida que se está aplicando es la del aislamiento y la cuarentena para el resto.

“No podemos dar un paso atrás, porque el enemigo se llama covid y tenemos que ir a vencer a este enemigo. No vale hacer política de partidos en estos momentos, sino unirnos en un frente común”, apuntó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here