Denuncias de melillenses atrapados en Marruecos

Agentes marroquíes han echado para atrás a melillenses con pasaporte y salvoconducto oficial.

No pueden volver a casa por la frontera terrestre porque está cerrada, ni tampoco en alguno de los 18 barcos fletados por el Ministerio de Asuntos Exteriores porque se están encontrando con trabas de la Policía marroquí a la hora de embarcar.

Esa es la situación que está sufriendo desde hace más de cuatro meses un grupo numeroso de melillenses atrapados en Marruecos por la pandemia del coronavirus, que podría ascender a varios centenares. El Consulado de España en Nador, desde su correo oficial, ha reconocido a un grupo de afectados que está habiendo problemas para el retorno de melillenses.

Según han informado un grupo de melillenses atrapados en el país vecino, se han dado casos de personas que han cruzado medio Marruecos para llegar a Tánger y retornar a España en alguno de los buques fletados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y, cuando han llegado al puerto, no les han dejado embarcar por diferentes razones. Estos problemas se han dado, sobre todo, en los buques fletados los días 16 y 17 de este mes.

Varios de los rechazados en el puerto no llevaban pasaporte al haber pasado a la provincia de Nador antes del cierre fronterizo solo con el DNI. Otros sí lo llevaban, pero sin sellar. Pero también se han dado casos de personas que no pudieron subir al barco aun cumpliendo los requisitos documentales y llevando, incluso, un salvoconducto de organismos diplomáticos de España. Por eso, este grupo de afectados está convencido de que ha habido arbitrariedad en muchas de las denegaciones de embarque que se han dado por parte de la Policía marroquí en el puerto de Tánger.

Estas personas lamentan el enorme esfuerzo físico y económico que les ha supuesto ir desde Nador hasta Tánger y comprar unos billetes de barco que después no pudieron utilizar. Pero sobre todo, se quejan de la falta de soluciones y la incertidumbre que sufren ante la imposibilidad de volver a sus casas, pese a estar a solo unos kilómetros de la frontera terrestre. Por eso, algunos incluso se sienten víctimas de un “secuestro” al no poder salir de Marruecos por ninguna vía.

Muchos de ellos están intentando mover cielo y tierra para encontrar una solución. Hace ocho días, uno de los grupos escribió al Consulado de España en Nador, que les respondió desde la dirección oficial reconociendo dichas trabas: “Es una gran impotencia”, afirmaron desde el Consulado, que agregó: “A la gente de Melilla parece que en los últimos barcos ya les han cortado la posibilidad de montar en ellos”.

El Gobierno, en una respuesta parlamentaria cifra en más de 9.800 los españoles que han podido retornar desde Marruecos “por vía terrestre y aérea, mediante autorizaciones caso por caso”. Para ello, según el Ejecutivo de Sánchez, “la cooperación de Marruecos ha sido fundamental”.

“España trata a sus nacionales por igual y se ha realizado un esfuerzo sin precedentes para organizar el retorno de todos los españoles, respetando siempre las condiciones de salida que fijaban las autoridades donde estos españoles estaban varados”, agrega el Gobierno español, según el cual sus organismos diplomáticos en el país vecino “dieron prioridad en todo momento al retorno de las personas más vulnerables”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here