Discrepancia entre De Castro y la Delegación del Gobierno sobre Rostrogordo

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, aseguró que es “rotundamente falso” que desde Delegación de Gobierno se planteara la opción del Fuerte de Rostrogordo para acoger a los residentes del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) contagiados con coronavirus con el fin de que cumplan la cuarentena.

En una carta enviada a la Delegada del Gobierno, Sabrina Moh, por el presidente de la Ciudad y que publicó en redes sociales, indicó que “esta propuesta no se hizo ni antes ni después de la Conferencia de Presidentes. Tampoco en los diferentes foros en los que desde entonces hasta hoy hemos coincidido” y agregó que esta propuesta sobre el Fuerte de Rostrogordo “es totalmente nueva”. De Castro señaló que dentro de las alternativas que consideraron y plantearon está la zona deportiva de la Cañada de Hidum, la Ciudad del Fútbol en la zona de Altos del Real y una plataforma interior en el antiguo Cuartel de Santiago.

De Castro sostiene en la carta que la Ciudad realiza un esfuerzo para “dar tratamiento urgente a la situación actual de un centro que, aún siendo de interés general, es de competencia estatal”, por lo que serán los ministerios los que determinen la ubicación para acoger a los residentes del CETI.

En horas de la mañana, la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, dijo que en una conversación previa a la Conferencia de Presidentes, propuso al presidente de la Ciudad utilizar las instalaciones de Rostrogordo para albergar a los residentes del CETI que diesen positivo en las pruebas de COVID-19 o que tuvieran que guardar cuarentena, por haber sido contacto estrecho de un positivo.

Lo explicó la propia delegada a los medios de comunicación. “La Purísima contaba con más de 900 menores extranjeros no acompañados (mena) y se habilitaron las dependencias de Rostrogordo para trasladar allí a unos 200 menores”, recordó Moh.

Sin embargo, desde abril hasta agosto han sido 197 los menores que han alcanzado la mayoría de edad y que, por lo tanto, ya no están en este centro. No solo eso, los menores que van a alcanzar la mayoría de edad antes de que finalice el mes de octubre serán otros 80, “por lo que disminuye considerablemente el número de menores dentro de este centro”, explicó. Por ello, sería viable volver a albergar a todos los menas en La Purísima, y dejar las instalaciones de Rostrogordo para los positivos de COVID-19 del CETI.

En cualquier caso, la delegada indicó que la elección de la ubicación no es competencia del Gobierno de España. “La Secretaría de Estado de Migraciones aceptará los terrenos que se le propongan desde la Ciudad Autónoma, tanto si son Altos del Real como si es otra instalación”, dijo la delegada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here