La cultura del automovil atrae a los más jóvenes

La muestra de automóviles antiguos contó con la presencia de un Piaggio Pentaro, el único que queda en España. El vehículo no pudo homologarse en 1962 y se quedó en un almacén hasta que el Museo del Automóvil de Melilla lo ha recuperado

Este sábado Melilla celebró la cultura del automóvil con todo lo que supone y rodea, desde ingeniería, ciencia, estética e incluso formas de vida con las VII Jornadas de Patrimonio Automovilístico, que en esta edición toma como escenario la emblemática Plaza de las Culturas y coincide con el 11º aniversario de la llegada del primer vehículo de gasolina a la ciudad. “A través de los vehículos antiguos vemos y reconocemos lo que han sido nuestro país y nuestra sociedad, cómo hemos vivido”, introducía el viceconsejero de Comercio Patronato y Turismo, Jaime Bustillo. Con esta muestra de vehículos, muchos como él pudieron recordar tiempos pasados y “reencontrarse con pasiones que casi todo el mundo guarda alguna en el corazón referido al pasado”.

Aunque los coches y motos antiguas, no son solo ese vestigio del tiempo que aquellos que lo vivieron disfrutan, y es que Miguel Ángel, dueño de la colección de autos de la que nació el Museo del Automóvil de Melilla, cuenta que cada vez hay más gente joven entre los enamorados de los vehículos antiguos.

Este hecho es algo que le hace muy feliz, y espera que ya este tipo de exposiciones no dependa solo del Museo del Automóvil de Melilla, sino de los aficionados, sobre todo a los nuevos, entre los que hay mucha juventud. Por lo que esta afición y este patrimonio cultural se asegura su continuación en futuras generaciones.

“De hecho, los coches más cuidados y más bonitos los están trayendo la gente nueva y joven, yo me voy quedando un poquito atrás y mis coches no están quedando tan brillantes y lucidos como suyos, así que hoy agradecemos que hoy hayan estado aquí”, dijo.

En la muestra, que cuenta con una treintena de coches antiguos, también hay motocicletas, quizá también unas 30. Una parte de ellas son una aportación de un particular llamado Hamed, que posee una colección privada de 200 motocicletas y hay tan buena sintonía entre los aficionados, que siempre lo acogen con mucho cariño. Hernández señaló que Hamed tiene la suerte también de que a sus hijos también les guste el mundo de los vehículos.

Hernández dijo que la muestra de vehículos que los melillenses pudieron ver en la plaza son tan solo una muestra de vehículos y motos clásicas, y que tratan de traer en cada edición piezas que no han sido expuestas con anterioridad, como el Piaggio Pentaro que portaba durante la exhibición la famosa y antigua motocicleta BSA de Kurt Retschlag.

Según Hernández, esta pieza es única en todo el país. No pudo homologarse en 1962 y se quedó en el almacén cerca de 40 años hasta que el Museo del Automóvil de Melilla pudo recuperarlo. Es entonces cuando, tras restaurarse, se convierte “en la envidia de los demás museos”. La imagen, que es la misma que los melillenses pudieron ver este sábado, del Piaggio portando la BSA de Retschlag ha llegado al resto de pinacotecas automovilísticas, que han pedido que se lo presten para para alguna de las actividades que estos organicen.

La presencia de Melilla

El propietario del Museo ha comentado que recientemente Melilla estuvo presente en la macroconcentración de vehículos antiguos que se celebró en Castilla y León, donde participaron alrededor de 500 coches y tuvo una afluencia de 25.000 personas. Melilla llevó un coche “muy raro”, que se hizo con una cabina de avión, apuntó Hernández, un Messerschmitt kr 200, que estuvo, en Valladolid, con la matrícula de Melilla: ML. 61-63.

Además, Hernández también anunció, que tras reunirse con los clubes más importantes de Andalucía, que querían crear su propia federación regional para no depender de la Federación Española (FAVA), “metieron la cuña” para que la nueva federación andaluza tuviera a las ciudades autónomas en cuenta.

Por lo que ahora la institución se llama Federación de Vehículos Antiguos de Andalucía, Ceuta y Melilla.

Actualmente se encuentran pendientes de que Interior les de el correspondiente permiso definitivo para esta creación, porque Ceuta y Melilla dependen del Gobierno central. Pero Hernández ya ha propuesto que se realice en todas las capitales andaluzas una macroconcentración de piezas automovilísticas antiguas como la celebrada este año Valladolid.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here