Miguel Escutia: “No concibo mi vida sin el escenario”

El director de Mirrolde Teatro, afirma que si se arrepiente de algo es de no haber conversado más con su difunto padre

Miguel Escutia Pinilla (27 de abril de 1959) Este capitán enfermero destinado en el cuartel genera de la Comandancia General de Melilla es, además, director de la compañía Mirrolde Teatro. Durante 20 años ha sido actor, productor y gerente de la sala alternativa de Teatro Ensayo 100 en Madrid que, junto con otros espacios similares, conformaron el movimiento madrileño de teatro alternativo de los 90 del siglo XX y principios del siglo XXI, precursor de las vanguardias escénicas actuales. También está casado y tiene tres hijos. En cuanto a su filosofía de vida confiesa que es un consumidor de manifestaciones artísticas, el teatro en especial, y corredor de fondo, siempre en compañía. “No concibo la vida sin el escenario y sin el ejercicio diario. El Ejército es mi casa”, remarca.

–¿Cómo se describiría a nivel personal?

–Intenso, apasionado y muy cabezota.

–¿Qué prenda de ropa no falta en su armario?

–Zapatillas de deporte.

–¿Le gusta llevar alguna joya? ¿Tiene algún significado especial?

–No utilizo ninguna.

–Expresión melillense que más use o que le llame la atención

–’El sieso’. Me parece una expresión muy divertida.

–Un rincón de Melilla del que nunca se aburre de visitar.

–El Hospital del Rey. El ciclo de microteatro que lleva su nombre y que ha celebrado este año su tercera edición me da la posibilidad de disfrutar muchas horas de su maravilloso claustro. Muchos melillenses han conocido este lugar al asistir a las representaciones del ciclo de microteatro, y se debe seguir potenciando desde la iniciativa pública y privada. La celebración de eventos artisticos en lugares que forman parte del patrimonio de la ciudad es una oportunidad para el conocimiento y disfrute de los mismos por parte de todos.

–Su libro favorito. ¿Cuándo leyó el último?

–Imposible definirme. Por decir algo: ‘Pavesas’, de Samuel Beckett, dramaturgo, poeta irlandés, autor también de ‘Esperando a Godot’. Actualmente estoy leyendo ‘Mi último suspiro’, una autobiografia de Luis Buñuel.

–¿Películas o series? ¿Alguna favorita?

–En cuanto a películas destaco las tres partes de ‘El Padrino’ y de las series ‘Breaking Bad’. Pero también sumo el teatro con la obra ‘El Mahabharata’, de Peter Brook.

–Mi tiempo libre lo dedico a…

–Viajar, conversar, ver teatro, series, cine y tomar tapitas y buen vino.

–Un recuerdo de la infancia.

–Pescar cangrejos de río con mis difuntos padres.

–Un juguete.

–La bicicleta. En vacaciones me pasaba los días montando en bici, era un ejercicio físico y de imaginación.

–Su fiesta favorita.

–Últimamente la Navidad. Mirrolde lleva cuatro años haciendo teatro muy divertido en el Belén del Foso del Hornabeque y eso me hace vivirla de un modo muy cercano, ya que nos convertimos en habitantes de Belén durante los 15 dias que duran las representaciones. Disfruto con las caras de adultos y niños al vernos actuar en estas fechas.

–¿Cocina? ¿Se le da bien?

–Cocino poco y pocos platos, pero me encanta dar de comer a mucha gente. Hacer teatro me da esa posibilidad, los equipos de trabajo estan compuestos por mucha gente y los comicos, musicos, bailarines, fotografos y escenografos que colaboran siempre tienen hambre.

–No puede resistirse a un plato de…

–Fabada de la buena.

–¿Qué tarea del hogar no soporta?

–Limpiar el polvo.

–¿Personaje histórico que le llame la atención?

–Stanislavski, que fue actor, director y pedadogo, creador del metodo interpretativo que revolucionó la forma de actuar. Hoy en día no sería posible disfrutar de las actuaciones que vemos en el teatro, en el cine o en la televisión sin el aporte de su metodología, por acción o por omisión a sus principios técnicos.

–Si pudiera viajar al pasado, ¿a qué época le gustaría ir?

–Imagino que influye estar leyendo a Buñuel, pero me encantaría haber pertenecido a la Generación del 27.

–¿Viajaría al futuro?

–No, el presente es fascinante y muchas veces terrible y siempre es futuro.

–¿Es supersticioso?

–Debería decir que no, en absoluto, pero no paso por debajo de una escalera, de las que se apoyan en las fachadas. Las contradiciones siempre están presentes.

–¿Se arrepiente de algo?

–Me faltaron algunas charlas con mi padre.

–¿Cuál es su principal miedo?

– El sufrimiento psicofísico provocado por las enfermedades graves.

–Algo que deteste de usted mismo.

–Soy un gruñón con mis hijos.

–Un lugar de ensueño para ir de vacaciones.

–Asturias, siempre Asturias.

–Si le tocara la lotería…

–Pues es un poco difícil que me toque la lotería, casi nunca juego. Mi premio de la lotería a diario es hacer lo que me gusta, con quien deseo.

–Un chiste.

–Este chiste es de Faemino y Cansado, así se entiende mejor (si hay algo que entender):

Hijo: Papá, papá, ¿de mayor que voy a ser?

Papá: Pueé un esquimal como tu padre, qué vas a ser si no…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here