“Tenéis la inmoralidad de valorar la posibilidad de subiros el sueldo”

Amin Azmani, el presidente de Adelante Melilla, se hizo eco de la subida salarial para empleados públicos que planteaba esta semana el Gobierno de la Nación y criticó que la vicepresidenta de Melilla, Gloria Rojas comentase que es un asunto que aun se está valorando.

Unas declaraciones que se hacen “en un momento en el que no hay ni para comer, que están pasando dificultades, que ha perdido su puesto de trabajo, con la hostelería cerrada, el comercio atípico terminado y muchos problemas en la ciudad”.

“Tenéis la indecencia y la inmoralidad de valorar la posibilidad de subiros el sueldo”, estallaba Amin Azmani, en un vídeo grabado en su coche y que ha circulado en redes sociales. En el que se dirigía a los miembros del Gobierno local, y se preguntó que “cómo se podía tener tan poca sensibilidad y tan poco respeto en los duros momentos que esta pasando nuestra ciudad”.

Azmani relató que hace unos días había ido con una amiga a repartir alimentos por algunos barrios y se encontraron “la misma situación que en el primer confinamiento”: familias viviendo en cocheras, algunas con niños y sin nada que comer; otras incluso carecen butano para el agua caliente. “¡Sin butano, que eso es ya un producto de primera necesidad”, exclamó.

Recordó que el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, mostró su rechazo a la propuesta de subir el salarios en el Gobierno, pero afeó que Rojas mencionase que esa posibilidad quedaba sobre la mesa a expensas de estudiarse. Por ello, Azmani arremetió duramente contra el Gobierno local, recordando que estuvieron veinte años en la oposición y durante ese tiempo, “con toda la razón del mundo” exigieron al anterior Gobierno del Partido Popular que se bajaran el sueldo. “Y ahora al llegar al poder no  solo no lo bajan, sino que hay que escuchar en los medios que estáis valorando la posibilidad de subiros el sueldo”, dijo, tachando esas declaraciones de indecentes e inmorales.

Invitó a ls miembros del Gobierno local a “salir de los despachos y a visitar la profundidad de los barrios” para conocer cómo es la situación a la que se enfrentan muchas familias y para gestionar bien los recursos públicos. “Y que esos 300 millones de euros que tiene la ciudad lleguen a la gente porque la ciudad esta al límite, al borde del precipicio”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here